¿CUÁLES SON LAS POTESTADES DEL JUEZ Y DE LA JUEZA EN MATERIA PROBATORIA? ¿CUÁL ES SU LÍMITE RESPECTO A LA PARTICIPACIÓN DE LAS PARTES?
Según el profesor Olaso los juzgadores tiene la potestad de admitir o denegar la prueba teniendo claro las pretensiones de la parte actora, como los fundamentos de la resistencia de la parte demandada, conjuntamente con los principios del debido proceso, además del conocimiento de los distintos medios de prueba existentes.
El juzgador modera y como director del proceso regula las distintas probanzas ofrecidas por las partes y sin dejar los principios de contradictorio y de igualdad procesal regula las actuaciones de las partes con todo y sus particularidades.
Álvarez, Jorge Olaso La prueba en materia civil. (…) En mi criterio, de un análisis en conjunto de los artículos 351, 352 y 353 ibídem, se puede arribar a la conclusión de que el legislador le otorgó la facultad al juzgador para decidir si aplica las restricciones por la cuantía antes referidas, o si, por el contrario, hace caso omiso de ellas y admite la que considere necesaria. Esto de acuerdo con parámetros de imparcialidad y objetividad que no desequilibren los derechos de las partes en el proceso.
Otra de las potestades del juzgador es la interpretación y la valoración, la primera se da cuando el juzgador, sin valorar el resultado de los distintos medios de prueba, establece lo que se extrae de cada uno de ellos y la segunda consiste en decidir si la prueba es creíble o no y si confirma los hechos que sustentan las posiciones de las partes. Es un procedimiento que ha de aplicarse no a una probanza, sino a todas, cuya finalidad es determinar lo cierto, o al menos lo que el juzgador considera cierto.

Por Lorenzo


El Código Procesal Civil de Costa Rica en su artículo 98 destaca una serie de deberes que el juez tiene que seguir en el proceso judicial, de las cuales algunos de esos deberes le brindan facultades para delimitar los aportes en materia probatoria de las partes, mientras que otros le exigen libertad e igualdad para cada una de las partes involucradas en el proceso en resumen las más importantes de esas obligaciones que pueden tener significancia con la prueba son:
1) Dirigir el proceso y velar por su rápida solución.
2) Asegurar a las partes igualdad de tratamiento.
3) Sancionar cualquier acto contrario a la dignidad de la justicia, la lealtad, la probidad y la buena fe, lo mismo que sancionar el fraude procesal.
4) En cuanto a las pruebas, deberá ejercer los poderes que se le confieren, a fin de verificar las afirmaciones hechas por las partes.
Adicional el inciso 6 de este artículo establece su responsabilidad de dictar resoluciones dentro de los plazos legales. Partiendo de estos deberes podemos entender algunas facultades del Juez en materia probatoria, como la de seleccionar únicamente la prueba que sea relevante al caso por cuestiones de agilidad del proceso y clarificación de los hechos, además de ser moderador en cuanto al tiempo que tienen las partes de exponer sus pruebas de modo que se promueva la igualdad en el proceso.


Braulio Céspedes E
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Herramientas para la admisibilidad o rechazo de la prueba: potestad de dirección del juezElaborado por Jessica Retana Molina
Tal como se ha mencionado el juez posee diversas potestades pero la mayoría de ellas se resume en la labor de dirección. Lo anterior en virtud de que es el que admite o no una prueba, el que dirige el proceso, el que designa el procedimiento a seguir durante la audiencia y el que maneja los tiempos de misma; en fin sus labores radican en la superioridad legal que posee para figurar como director de todo el proceso. Consecuentemente, una de las labores más arduas es la de la admisión o rechazo de la prueba. Dicha labor descansa en el poder de dirección para discriminar que prueba es "pertinente" para el proceso y cual no lo es Olaso menciona: "la primera manifestación del poder de dirección del juzgador, en el campo de la prueba, se materializa cuando admite o rechaza las pruebas ofrecidas por las partes".
Para la admisión o rechazo de la prueba existen varios tipos de hechos que pueden facilitar la labor discrecional del juez, los cuales son:
-Hechos admitidos: Radican en los hechos afirmados por las partes y admitidos por la otra parte. También se admiten como hechos probados cuando el demandado se allane a los hechos de la demanda, ante falta de contestación de la demandada y finalmente cuando el demandado incumple la prevención de corregir la contestación si esta es defectuosa.-Hechos amparados en una presunción: La presunción supone una labor deductiva por parte del juez, a partir de un hecho que se introdujo en el proceso. Se dividen en legales y en humanas. Las primeras presuponen que existe un respaldo jurídico previo, que establece la veracidad de un hecho a partir de un hecho indicador. Las segundas por su parte, sientan su base en un hecho comprobado.-Hechos evidentes: Constituyen la labor discrecional del juez de denegar la prueba por un hecho que según la lógica y la experiencia no puede verse de otro modo, en el cual influyen el tiempo y el lugar debido a las diferentes contextualizaciones sociales.-Hechos notorios: La notoriedad involucra un hecho que es conocido por un grupo de personas en un determinado lugar que si bien no es conocido por la generalidad, constituye un hecho notorio que no requiere de demostración ante el juzgador.
Aunado a ello se debe mencionar la sana crítica como un medio que facilita la apreciación de la prueba respaldado por el artículo 330 del Código Procesal Civil, básicamente presupone el análisis de la prueba mediante las reglas de la lógica y la experiencia donde se analizan los hechos como una unidad. La sentencia 00021-2009 se pronunció al respecto:

“(…) Los jueces apreciaran los medios de prueba en conjunto, de acuerdo con las reglas de la sana crítica, salvo texto legal en contrario.” ; la citada norma recoge lo que en doctrina se ha denominado “el principio de la unidad de la prueba”, el que ha sido analizado en forma amplia por nuestra Jurisprudencia; así la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia en Sentencia N° 59 de las 14:30 horas del 9 de agosto de 1994, señaló: “ …El juez no puede analizar los elementos de juicio que aportan las partes al proceso, aislada o individualmente, sino en su conjunto, para darles de acuerdo a la sana crítica o a la tarifa legal, el valor correspondiente. En el proceso de análisis que realiza el Juzgador, es necesario que examine primeramente las diversas pruebas con las que se pretende demostrar cada uno de los hechos, para luego evaluarlas globalmente, separando las que son favorables a las hipótesis planteadas por las partes, de las desfavorables. Finalmente, debe estudiarlas comparativamente para que la conclusión que adopte constituya una verdadera síntesis de la totalidad de los medios de convicción y consecuentemente, de los hechos que por su medio se manifiestan, y por último aplicar a la relación fáctica así lograda la normativa de fondo atinente al caso (…)."


Ademas la Sentencia 00316-2003 menciona:

"En la búsqueda de hacer justicia, fin primordial de la función jurisdiccional, es preciso actuar con suma cautela. Deben tomarse en cuenta hasta los más pequeños detalles y todas las pruebas, para determinar si son o no importantes en la resolución de la litis. En el proceso de valoración de los elementos de juicio, de conformidad con la sana crítica no basta aplicar la lógica, es también oportuno recurrir a las reglas de la experiencia humana suministradas por la sicología, la sociología y la técnica, que son las que verdaderamente dan al Juez el conocimiento de la vida y de los hombres y le permiten distinguir con certeza lo que es verdadero de lo que es falso".

Con ambas apreciaciones se puede inferir que la sana crítica es un medio de valoración de la prueba que pretende eliminar connotaciones meramente subjetivas para darle a la evaluación probatoria un alcance mayor; al analizar la prueba en su conjunto no solo con los hechos relatados u ofrecidos (por las partes) sino conforme a lo que la realidad social (tiempo, espacio, lugar) determina. El Derecho es una ciencia social y por ende para resolver conforme a derecho se requiere no solo de normas exactas sino de la experiencia o la lógica social para coincidir en los razonamientos aceptados.
Los hechos antes mencionados son algunas vías que facilitan el análisis de la prueba ; no obstante, la labor del juez muchas veces se ve distorsionada por la noción de subjetividad en la que puede incurrir el juez al analizar la prueba, ante lo cual estas herramientas vienen a dar metodologías legales para no incurrir en estos errores. La subjetividad a la que puede acudir el juez es una de las razones que provocan grandes disconformidades entre los particulares quienes critican a muchos jueces por no ser imparciales. Sin embargo, si bien hay jueces que laboran de manera arbitraria hay otros que se apegan al ordenamiento jurídico pero no dejan de ser humanos, es por ello que antes de juzgar una labor tan ardua como la que realiza el juez se debe pensar en que detrás de esa investidura hay un ser humano que busca resolver conforme al ordenamiento y no conforme a un pensamiento subjetivo, y para ello cuenta con herramientas legales y hasta de razonamiento social (lógica y la experiencia) para realizar su labor conforme a Derecho.
Referencias
Tribunal Contencioso Administrativo Sección IX. Sentencia 0021 a las 3:15 horas del 31 de marzo de 2009.Tribunal Segundo Civil Sección I . Sentencia 000316-2003
DE ANDRÉS CORDERO CH.
A modo de extender un poco más la explicación acerca de la relación del Juez con la prueba y ésta con las partes o viceversa, así como sus alcances o limitaciones, se menciona Derecho Comparado Argentino:


Uno de los dogmas más caros al principio dispositivo es que el juez no puede investigar la existencia de hechos no afirmados por las partes. Las facultades del juez para esclarecer los hechos tienen una doble limitación: le está vedada, como ya dije, la posibilidad de investigar hechos no alegados y tampoco puede verificar la existencia de hechos expresamente admitidos por la parte contraria…
Limitados en la forma expuesta los poderes del juez, cabe, todavía, establecer los alcances de dichos poderes. El Código Procesal Civil y Comercial de la Nación faculta al juez para ordenar las diligencias necesarias a fin de esclarecer la verdad de los hechos controvertidos (art. 36, inc. 2º), siempre que se respete el derecho de defensa (disposición citada) y que se mantenga la igualdad de las partes en el proceso (art. 34, inc. 5º, ap. a).

“(…) la imparcialidad es la condición que asume el juez frente a las partes en el proceso y a los intereses que los mueven respectivamente, colocándose a una idéntica distancia entre las pretensiones y argumentos de las partes, sin involucrarse de ninguna manera con las mismas39. Mediante esta posición se pretende situar al juzgador en la mejor situación psicológica y anímica posible para emitir un juicio de valor respecto del caso concreto que se somete a su conocimiento y decisión”. (Bien ha dicho Cafferata Nores que la imparcialidad es la condición de tercero del juzgador, es decir, de no ser parte, ni estar involucrado con los intereses de ésta, ni comprometido con sus posiciones; y la actitud de mantener durante el proceso la misma distancia de la hipótesis defensiva, hasta el acto mismo de la sentencia (CAFFERATA NORES, José, “Cuestiones Actuales sobre el Proceso Penal”, Editores del Puerto, Bs As, 1997). Tomado de Juan M. Lezcano,
“La prueba en el proceso civil y la imparcialidad judicial.”
Citado por Andrés Cordero Ch.