¿CUÁLES SON LOS PRINCIPIOS QUE RIGEN LA PRUEBA Y PORQUÉ SON IMPORTANTES?

Principio dispositivo“Se entiende por principio de disposición aquel que deja librada a las partes la disponibilidad del proceso”. Olaso, citando a Couture (2007, p. 39). Esta libertad señalada en la cita y expresada en otras palabras, es la que el ordenamiento jurídico otorga a quien considera necesitar tutela legal, brindándole la oportunidad de presentar los elementos probatorios, según su punto de vista, de los acontecimientos que el órgano jurisdiccional estimará o rechazará durante las etapas asignadas para este efecto durante el juicio.
Principio de economía procesal
“Tiende a abreviar y simplificar el proceso, evitando trámites innecesarios del juez o de las partes o concentrándolos en un solo acto”. Font (s.f., p. 26). Se compone de subprincipios (concentración, de eventualidad, celeridad, saneamiento y gratuidad de la justicia) que juntos forman un todo llamado principio de economía procesal, el cual pretende agilizar la comparecencia mediante el aporte de pruebas de los interesados, que a falta de estas, generaría el rechazo de la causa, generando innecesariamente costes en tiempo y dinero, tanto al Estado como a los involucrados.
Principio de concentraciónSe relaciona entre otros aspectos, con el principio anterior en cuanto pretende celeridad en el proceso, mediante la presentación de pruebas en una sola audiencia, esto con el fin de procurar justicia pronta y cumplida, según lo estipula la Constitución Política costarricense en su artículo 41[1].
Principio de preclusiónEste principio estructura el proceso, y en palabras de Couture, citado por Olaso:
“El principio de preclusión está representado por el hecho de que las diversas etapas del proceso se desarrollan en forma sucesiva, mediante la clausura definitiva de cada una de ellas, impidiéndose el regreso a etapas y momentos procesales ya extinguidos y consumados”. (2007, p. 49).
Dentro de esas etapas mencionadas por el autor de la cita, están incluidos los tiempos durante el audiencia, reservados a la presentación de las pruebas, permitiendo así un adecuado enfoque hacia las siguientes fases del litigio.
Principio de inmediaciónConsiste en “una cercanía del juez con los sujetos partícipes del conflicto y con la realidad que éstos le han llevado al proceso a través del material probatorio”. Cavani (2009, p. 67). Es decir, el juez que dicte sentencia, deberá estar presente durante todo el litigio, permitiendo llegar a una conclusión después de haber tomado en cuenta elementos que únicamente estando presente podría haber contemplado a la hora de fallar.
Principio de gratuidadSu objetivo es no hacer incurrir a las partes en grandes gastos económicos, propios del proceso cuando por ejemplo, deban pagar los gastos ya sean del perito, los viáticos de los testigos que presente, así como la alimentación y transporte de los funcionarios judiciales en el supuesto de un reconocimiento judicial.
Por Fabián Suárez



[1] “Ocurriendo a las leyes, todos han de encontrar reparación para las injurias o daños que hayan recibido en su persona, propiedad o intereses morales. Debe hacérseles justicia pronta, cumplida, sin denegación y en estricta conformidad con las leyes”. Méndez (2009, p. 59).
Olaso, J. 2007. La prueba en materia civil. San José. Editorial Jurídica Continental.
Font, M. (s.f.). Guía de estudio procesal civil y comercial. Buenos Aires. Editorial Estudio.
Parajeles, G. 2010. Código Procesal Civil. San José. Investigaciones Jurídicas S.A.
Cavani, R. 2009. La nueva ideología en el proceso civil y el principio de inmediación. Revista Electrónica de Direito. N° 15.